Inicio Off-Topics
¡Hola a [email protected]!
Debido a los abusos por parte de algunos usuarios del foro de coches.net en sus denuncias por spam, nos vemos obligados a banear y/o borrar los usuarios que denuncien a spam de forma indiscriminada conversaciones o hilos que no lo sean.
Por favor, entre todos hagamos un buen uso de las herramientas disponibles del foro, para que todo el mundo pueda opinar libremente siguiendo la normativa ética y de respeto. Muchas gracias por vuestra colaboración

¡Qué bueno! (Punto G masculino... es largo, aviso)

GirasolGirasol MegaForero ✭✭✭
Montar en globo

<!-- begin content --><!-- google_ad_section_start -->En breve se cumplirá el quinto aniversario de esta página. Sería una imprudencia por mi parte no admitir que El Sentido de la Vida ha venido cambiando conmigo durante todos estos años. A través de las historias se puede ver cómo he ido creciendo con el tiempo convirtiéndome en una persona diferente y, en la mayor parte de las facetas que me importan, en una persona mejor y sobre todo más libre. Siempre he sido un tipo tímido y asustadizo, seriamente limitado por la opinión de los demás. Mis primeras historias versaban sobre asuntos neutros en las que yo apenas tenía protagonismo. Para mí era una manera de escribir sin mojarme el culo. Las columnas tenían gracia y yo no me exponía sino que era un espectador más. Con el tiempo he ido siendo capaz de revelar pedazos de mi vida que creía que jamás me atrevería a compartir y mucho menos a exponer públicamente. Recuerdo algunos hitos en el camino hacia la libertad de expresión personal, hacia la libertad en definitiva.

En Amores de juventud confesaba mi más sonado fracaso sentimental juvenil, en Las pajas (I y II) me decidía por fin a escribir sobre un tema tabú al que llevaba años deseando hincar el diente, y en El peor día de mi vida moderna exponía los jirones de mi alma herida por el lado cortante del amor. Antes de escribir sobre estas experiencias yo era una persona en concreto, y al atreverme finalmente a publicar esas historias ascendí un peldaño cualitativo en la escalera que lleva a la libertad de hacer lo que a uno le sale de los **** sin que le importe un carajo lo que los demás puedan opinar. Hay gente que pasa su vida atrapada en el corsé de la moral social y de lo que se puede y no se puede hacer o decir, limitando sus posibilidades y convirtiendo la fabulosa experiencia de la vida en un reducido jardín rodeado de alambre de espino en el que no se puede ir a ninguna parte. Conozco bien el lugar porque he pasado gran parte de mi vida ahí.

Cada una de esas historias marcó un antes y un después en mi evolución personal, y hoy vamos a por uno de los últimos escalones. Después de esto cualquier cosa vale. Hoy viene el órdago a la grande. Agárrense los machos.


Decía Carl Sagan que "Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias". Lo malo que tiene dejar una frase así para la posteridad es que luego no puedes explicar a la gente lo que querías decir exactamente. Si nos olvidamos de la ciencia pura y nos centramos en la vida, que es a todas luces mucho más interesante, lo que Sagan realmente quería decir es que "Afirmaciones extraordinarias requieren dos ****".

Vivimos en un mundo moderno y liberal. Los hombres hablamos de todo abiertamente. En la tienda de móviles podemos elegir libremente entre docenas de modelos. Es la ****. Luego llegamos a casa y echamos un polvo salvaje en el sofá y preguntamos qué hay de cena mientras nos limpiamos la **** con los calzoncillos. Somos libres, inconformistas, atrevidos, contestatarios, deslenguados; estamos de vuelta de todo.

Y una ****.

Que levanten la mano aquellos que alguna vez se han dejado meter un dedo por el culo.

Nos depilamos el pecho, llevamos calzoncillos de diseño, levantamos pesas en el gimnasio para parecernos a lo que anuncian por la tele, y sobre todo somos muy machos. La frase "Mi culo es una vía de sentido único" es la bandera de los tipos más duros, de los que encienden las cerillas con la bragueta. La mayoría pasan por la vida sin acercarse al ano, y los que lo hacen se llevan el secreto a la tumba, no vaya a ser que alguien se entere y vaya diciendo por ahí que uno le tira a los palomos o que es gayer. Y así nos luce el pelo, por ****. Superpolvo atrevido en la silla de la cocina, chuf chuf, qué bien me he quedado que me voy a hacer un bocata de mortadela. Sí, el **** es la ****.

Mientras tanto las mujeres liberadas gimen como si las hubiera poseído el demonio, se agarran al cabezal de la cama intentando mantener la consciencia y alcanzan éxtasis que los hombres observamos con envidia, resignados, sabedores a ciencia cierta de que la naturaleza nos ha dotado de **** con el único fin de arruinarnos la vida.

Escuchamos mitos sobre el denominado punto G del hombre. Dicen que para llegar a él hay que circular en sentido contrario. Si lo prohibiera la Dirección General de Tráfico ya estaríamos todos allí, pero como está al alcance de cualquiera, seguimos en la práctica sin pasar del misionero por mucho que creamos que **** encima de una lavadora que centrifuga es lo más.

Continúa en: http://www.elsentidodelavida.net/montar-en-globo
"Primero vinieron por los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí, pero para entonces ya no quedaba nadie que dijera nada".

Martin Niemöller, (1938).
«13

Comentarios

Deja un Comentario

NegritaItálicaTacharOrdered listLista desordenada
Emoji
Imagen
Alinear a la izquierdaAlinear al centro Alinear a la derechaAlternar vista HTMLAlternar la página completa Alternar luces
Sube una imagen o archivo