¡Hola a [email protected]!

[email protected] al nuevo foro de coches.net. ¡Esperamos que os guste! :)

Si tenéis algún problema o sugerencia podéis comentarlo en este post

El Pernales; 100 de su muerte

AlfaroRomeroAlfaroRomero Forero Master ✭✭✭

























elpernales.jpg A Inocente García.
Él me alumbró y supo guiar los movimientos de mi pluma.
Él consiguió abrirme los ojos para conocer la leyenda de Pernales, tan celebre y noble bandolero.
Este hombre de la sierra me enseñó los hermosos lugares por los que el bandido pasó poco antes de morir valientemente en Las Morricas, término de Villaverde de Guadalimar..
PC-Villaver%20de%20Guadalimar.jpg
Una mañana fría de diciembre me encontraba junto a mi hermano en El Bellotar, pequeña aldea de la serranía albaceteña que queda situada cerca de Villaverde de Guadalimar. Acabábamos de bajar de la Peña del Cambrón, o La Piedra, como la llaman los lugareños, una increíble montaña caliza con curiosos modelados kársticos que presenta cierta similitud con el macizo de las Peñas de San Pedro, donde se puede ver un extraño paisaje en el que la piedra tiene su dominio absoluto.
Después de bajar de esta espectacular montaña que separa las provincias de Jaén y Albacete nos habíamos dirigido hacia esta aldea de El Bellotar, punto de partida de nuestra excursión, y penetramos en uno de sus dos bares. Allí encontramos a un grupo de personas que se protegían del intenso frío de la mañana pegados a una estufa de leña. Al rato de entablar conversación con esas personas empezamos a hablar del Pernales, famoso bandolero andaluz que pasó cerca de esta aldea poco antes de ser abatido por la Guardia Civil en Las Morricas el 31 de agosto de 1907.

-Pobrecico- decía una mujer que allí había -¿por qué lo tuvo que **** la Guardia Civil si no había hecho mal a nadie?
Un hombre ya mayor aseguraba que se acordaba todavía de la muerte del bandido, cosa harto difícil por su edad que era de 75 años y Pernales había muerto hacía más de 91 años. Pero sacado de su error nos contó que cuando él era crío se hablaba mucho en Villaverde de éste Robin Hood del siglo XX, más aún teniendo en cuenta que los habitantes de este pueblo serrano no eran bien vistos en la vecina provincia de Jaén, pues allí eran acusados de ser los responsables con su denuncia de su muerte.
Pude comprobar al hablar con estos aldeanos que Pernales era todavía una leyenda viva en la Sierra de Alcaraz, un auténtico mito considerado el último bandolero de la sierra, pues si hubo otros bandidos después, ninguno fue tan querido y admirado por las gentes humildes. Y es que el pueblo llano, temeroso durante muchos años de las fuerzas de la autoridad, a quienes consideraba exclusivamente defensoras de los derechos de las gentes pudientes, hacía héroes a aquellos que habían conseguido burlarlas en numerosas ocasiones. Sobre todo si estos bandidos, aún lejos de repartir el dinero que robaban, siempre se mostraban generosos y repartían algunos cigarros e incluso algunos duros con las gentes con quienes se cruzaban, que los consideraba paladines de la lucha por la justicia, vengadores del pueblo, personas a quien admirar, ayudar y apoyar.
Por todo esto decidí investigar un poco más en la vida de Pernales y en el bandolerismo de Andalucía, un fenómeno que no fue exclusivo de esta región española, aunque sí fue en este lugar donde tuvo su máxima expresión por el número de ellos que aparecieron y porque la fama de muchos traspasó más allá de nuestras fronteras.
¿Pero, qué llevó a gentes como Pernales a echarse al monte y ponerse al margen de la ley? La respuesta no es fácil de hallar, pues diferentes autores han tratado de analizarla desde diferentes perspectivas sin llegar a ninguna conclusión común. Habría que remontarse, tal vez, a finales de la Guerra de la Independencia, en la que muchos aventureros y maleantes se habían unido a la guerrilla para luchar contra los franceses.
Al acabar la guerra, acostumbrados como estaban a una vida aventurera y montaraz fue difícil someterse a las reglas de conducta social y a la ley, o posiblemente empujados a un paro forzoso que les conduciría al hambre y la miseria, decidieron hacerse salteadores de caminos, pasando en muy poco tiempo de ser patriotas a ser maleantes. Aunque el comienzo del bandidaje en Andalucía se remonta a los albores de la historia, pues ya Diodoro, historiador griego contemporáneo de Julio César, hablaba en su Biblioteca histórica de grupos de hispanos, especialmente lusitanos, que eran tan pobres que unidos en grandes partidas se dedicaban al **** y al pillaje.
La niñez de Pernales.
En un ambiente desolador de miseria y pobreza, el 23 de julio de 1879 nació Pernales en Estepa, un pueblo de Sevilla situado entre Puente Genil y Osuna, siendo bautizado cuatro días más tarde en la iglesia de Santa María con el nombre de Francisco de Paula José Ríos González.
Con apenas un lustro de existencia del régimen conocido como Restauración, Cánovas del Castillo había impulsado un sistema de turnos de partidos a la manera inglesa, en el que los liberales y conservadores se turnaban en el poder. Bien es verdad que ambos partidos defendían a una sociedad burguesa que se enriquecía con la industria y con los latifundios, mientras la mayoría de la población vivía en el analfabetismo y la miseria.
Este régimen, cuya cima era ocupada por el rey Alfonso XII, llegado del exilio francés en plena guerra carlista, era apoyado por supuesto por la Iglesia y el Ejército, y en él apenas un dos por cien de la población tenía derecho al voto. De todas formas los caciques, por medio del encasillado y el pucherazo, se encargaban de amañar las elecciones y evitar sorpresas desagradables a la oligarquía dominante.
Como la mayoría de los campesinos andaluces Pernales no recibió instrucción alguna en la escuela y a los diez años trabajaba de cabrero con su padre en Calva, aunque dos años más tarde ambos regresaron a Estepa. Allí, cuando no tenían trabajo y el hambre apretaba los estómagos vacíos de la familia, tuvieron que cometer algunos robos en los vecinos campos, lo que les llevó a tener algún encuentro con la Guardia Civil. En alguno de estos encuentros parece ser que el joven Francisco Ríos recibió varios golpes por parte de los guardias que así empezaron a ganarse un feroz enemigo.
Durante estos años de su niñez fue cuando Francisco Ríos aprendió a leer y a escribir malamente. También trabajó un tiempo como cuidador de caballos por lo que parecía que el camino de Pernales se iba a enderezar y no llegaría nunca a ser el famoso bandido. Pero al igual que otros niños andaluces empezaba a soñar con resucitar la vieja estampa del bandolero dueño y señor de los caminos que tenía sometidos a sus prebendas a todos los ricos del lugar.
Estepa había sido cuna de bandoleros famosos como Juan Caballero, el Lero, nacido el 23 de agosto de 1804, cuya vida fue una de las más largas en la historia del bandolerismo, pues murió el 30 de marzo de 1885. Este bandolero auténtica leyenda en su pueblo, fue capturado pero ante la falta de pruebas fue puesto en libertad, viviendo, según cuentan, del producto de sus robos. Publicó unas memorias escritas en mano del escritor José María de Mena, con las que quiso oscurecer un poco la vida de José María el Tempranillo ensalzando la suya.
También había nacido en Estepa, trece años antes que Pernales, Joaquín Camargo Gómez a quien el maestro de Estepa que le enseñó las primeras letras le puso el apodo de Vivillo, al parecer porque era bastante despabilado. Pero aunque el Vivillo fue huésped en numerosas ocasiones de las cárceles andaluzas, igual número de veces tuvo que ser puesto en libertad al no encontrarse pruebas que pudieran condenarlo, aunque él reconoció más tarde, en unas memorias que escribió, que era fundamentada su fama como ladrón.
Incluso fue famoso este Vivillo porque ejerció como picador de toros en las plazas de Linares y Madrid con la cuadrilla de Antonio Moreno, Morenito de Alcalá, aunque tuvo que retirarse al no ser capaz de aguantar las embestidas del público, que no del toro. Joaquín Camargo, a quien se atribuye el dicho de que los alambres acabarían con ellos, murió a los sesenta y cuatro años de edad en Argentina, donde marchó a vivir, víctima de un veneno que se suministró cuando murió su compañera sentimental.
El padre del joven Francisco siguió robando por los campos, y en uno de estos robos fue sorprendido por los miembros de la Benemérita. Uno de los guardias le golpeó en la cabeza y a consecuencia de este golpe poco después moriría, por lo que su hijo Francisco juró vengarse de este benemérito cuerpo.
De nuevo se torció la vida de Pernales y abandonando el trabajo volvió a las correrías y a cometer pequeños robos, incluso ayudó alguna vez a su tío Antonio Ríos el Soniche, posible maestro suyo en el arte del bandolerismo. El 25 de diciembre de 1901 se casó en la iglesia de Santa María de Estepa con María de las Nieves Pilar Caballero, cinco años mayor que él, con la que tuvo dos hijas, aunque años más tarde ésta lo abandonó al parecer por los malos tratos que recibían ella y sus hijas de Pernales.
Inició sus andanzas bandoleriles con Antonio López Martín el Niño de la Gloria y Juan Muñoz el Canuto, a los que se uniría más tarde Antonio Sánchez el Reverte. Comenzaron entonces los asaltos en los cortijos y a exigir dinero a las gentes acaudaladas, incluso tuvieron algunos enfrentamientos a tiros con los miembros de la Benemérita lo que hizo que fuera cogiendo gran fama. Se cuenta también que llegaron a ser apresados por las fuerzas de la autoridad en una ocasión, pero misteriosamente escaparon.
Parece ser que en un principio se le empezó a llamar Pedernales debido a la dureza de sus sentimientos, como así demostró con sus hijas a las que se dice que quemó molestado por su llanto, o violando a una mujer en el cortijo de Cazalla. Igualmente fue implacable matando al dueño del cortijo de Hoyos, cerca de La Roda, que al parecer había intentado envenenarlo junto a su tío el Soniche y otro miembro de la banda. Finalmente este nombre derivó en Pernales que es como se le llamaría desde entonces.
Solían actuar por los campos de Marchena, Puebla de Cazalla, Osuna, La Roda, Santaella, Lucena, Morón, Ecija y todo el valle del río Genil. El diario contacto con gañanes y gente humilde, víctimas de injusticias permanentes, hacía que estas gentes le solicitasen de vez en cuando alguna ayuda a lo que él no rehusaba. Incluso solía repartir algunos cigarros y algún duro entre los campesinos que se cruzaba por los caminos, de donde tal vez le venga la fama de repartir el dinero entre los pobres. A cambio éstos le prometían fidelidad y veían en él un aliado contra los ricos, un defensor de sus derechos, además de saber que si lo traicionaban su venganza sería terrible.
Por otra parte Pernales era un consumado jinete que sabía escapar rápidamente a cuantas emboscadas le tienden a lomos de su caballo Relámpago, que superaba en velocidad a cualquier otro caballo. Sus robos consistían en solicitar a la persona elegida amablemente una cantidad de dinero (generalmente mil pesetas) cantidad que solía entregar, conocedora de su fama y para evitar males mayores. Estos robos fueron en aumento y las autoridades de Madrid empezaron a preocuparse ante sus fechorías, incluso se dice que llegó a asaltar al gobernador de Córdoba al que en persona le solicitó mil pesetas. Solo robaba a quien tenía dinero suficiente, por lo que las personas humildes estaban de su parte; de esta forma en las tierras andaluzas por donde actuaba se sentía seguro y protegido.
PC-CONCHILLA.jpg
Por esta época se enamoró de una moza de poco más de veinte años llamada Concha Fernández Pino, vecina de un pueblo llamado El Rubio, por la que es correspondido. Pero ante el aumento de guardias civiles en la zona decidió cambiar de ambiente y empezar a operar en la provincia de Málaga. Pronto se uniría a la banda un nuevo miembro llamado Pedro Ceballos a quien apodaban el Pepino, por allá por el mes de mayo de 1907, y más tarde al pasar por una finca del término de Arahal, cerca de Sevilla, un gañán llamado Antonio Jiménez Rodríguez, pero al que todos llamaban el Niño de Arahal.

Sin embargo la buena suerte que habían tenido los bandidos hasta ahora, se quebró el 31 de mayo de 1907 al ser sorprendidos por la Guardia Civil entre los pueblos de Alcolea y Villafranca, en la provincia de Córdoba. En el tiroteo que se produjo fue herido el Niño de la Gloria, que poco después murió, y otro miembro de la pandilla, el Reverte, fue hecho prisionero.

Animados por la captura de un miembro de la banda de Pernales y por la muerte de otro, las autoridades decidieron dar el golpe definitivo para capturar al bandido. De distintos puntos de España llegaron guardias civiles de forma que, unidos a los ya existentes, eran ya varios cientos los que iban tras sus pasos. Pero su movilidad impedía conocer con exactitud donde se encontraba, pues cuando los miembros de la autoridad lo creían en Sevilla, éste aparecía en Córdoba, en Sierra Morena o en la Serranía de Ronda, lugares todos ellos que conocía a la perfección además de sentirse arropado por los campesinos.
Por esta época empezaron a aparecer falsos Pernales que usaban su nombre para asaltar los caminos, incluso se dice que el mismo Pernales fue asaltado por uno de estos bandoleros apócrifos. Sin saber cómo, el bandido perdió su caballo Relámpago y desde entonces se le vería encima de un macho castaño.
El 24 de julio de 1907 Conchilla “la del Pernales” dio a luz una niña, fruto de sus amores con el bandido. Este se reunió con su novia y al parecer le pidió que marchase a Valencia, donde se reunirá con ella más tarde, posiblemente con la idea de partir para América, ya que aquellos aires no eran muy saludables para él. En realidad este sería el último encuentro con su amada.
Aún siguieron un tiempo las correrías del estepeño con su inseparable compañero, el Niño de Arahal. Uno de sus últimos golpes conocidos fue en Mancha Real, aunque se duda que fuera el auténtico Pernales. Pero sus movimientos eran cada vez más reducidos y el encuentro con los guardias iba en aumento. Entonces decidió por fin escapar y reunirse con su querida Conchilla en Valencia; si no lo hacía ahora luego tal vez fuera demasiado tarde pues toda aquella zona era un auténtico hervidero de guardias civiles. El Niño de Arahal no quiso abandonarlo y decidió marcharse con él hasta Valencia.

La muerte de Pernales.
El bejarano Florentino Hernández Girbal nos dice en su libro Bandidos Célebres Españoles, que Pernales y el Niño de Arahal atravesaron entonces parte de la provincia de Jaén y el 29 de agosto se les vio por el Puente de los Aceiteros, a cuatro kilómetros de las Navas de San Juan, al norte de Ubeda. Sin embargo no tiene mucho sentido los lugares por donde cuenta que pasaron después. Lo que sí tiene más sentido y se da como probado es que a las nueve de la mañana del sábado 31 de agosto, el guarda forestal Gregorio Romero Henares, retirado de la Guardia Civil, se encontró con los bandidos en las inmediaciones del puerto del Bellotar, al noroeste de Villaverde.
Por aquí pasaba una vereda, hoy día ya perdida, que por lo alto de la montaña venía de Villarrodrigo, en la provincia de Jaén, y se dirigía hacia Los Picarazos, bajo el pico de La Sarga. Este guarda forestal debió sospechar algo de estos dos hombres que venían tan armados y que, por las ropas que vestían, sabía de otras tierras. Enseguida se dirigió a Villaverde y dio cuenta del encuentro con estos sospechosos al juez municipal, don Miguel Serrano, quien de acuerdo con el alcalde decidió enviar al alguacil Eugenio Rodríguez Campayo para dar aviso al teniente de la Guardia Civil. Este se encontraba en el caserío de El Sequeral, a seis kilómetros al sur de Villaverde, entre la Venta del Tabaquero (cerca de la antigua Resinera de Cotillas) y El Parrizón.
El segundo teniente Juan Haro López, jefe de la línea de Alcaraz, cuenta en el informe que realizó al ministro de la Gobernación (lo que hoy sería el ministro del Interior) que informado de la existencia de los dos sospechosos, salió en su busca con el cabo Calixto Villaescusa Hidalgo, el guardia primero Lorenzo Redondo Morcillo, y los guardias segundos Juan Codina Sosa y Andrés Segovia Cuartero. En Villaverde se enteraron que los sospechosos se encontraban en el cortijo del Arroyo del Tejo, donde se detuvieron a comer bajo la sombra de una noguera, aunque sobre esto existen otras versiones.
Después de hablar con varias personas ya mayores que han vivido en el cortijo del Arroyo del Tejo, éstas aseguran que sus padres y otros vecinos que vivían allí cuando murió Pernales les habían contado que los bandidos se detuvieron en realidad a comer en La Casica, un pequeño refugio de pastores que hay más arriba del cortijo anterior.
Por orden del oficial de la Guardia Civil el cabo Villaescusa y el guardia Segovia se dirigieron por el Prado de la Rosinda hasta El Portillo y desde aquí siguieron el camino que se dirige por Las Morricas hacia el arroyo del Mesegar con dos prácticos (paisanos que conocían la zona). Este camino se divide a su vez en otros dos al llegar al citado arroyo: uno va hacia la derecha hasta el cortijo del Mesegar y otro hacia la izquierda a Riópar pasando bajo la falda del Padroncillo. El teniente se dirigió con los guardias Redondo y Codina hacia el cortijo del Arroyo del Tejo con un práctico, pero los bandidos ya se habían ido.
PC-GUARDIA%20SEGOVIA.jpgPernales y el Niño llegaron, según el informe del teniente, hasta 8 pasos de donde estaban apostados el cabo Villaescusa y el guardia Segovia quienes les dieron el alto, a lo que respondieron los bandidos disparando. Este lugar donde murió Pernales es una pequeña elevación de terreno con dos grandes piedras detrás, donde seguramente se ocultaron los guardias. La senda, que todavía hoy se distingue perfectamente, es muy estrecha por lo que Pernales iría delante y detrás el Niño, que así pudo escapar de una nueva descarga, aunque finalmente fue abatido ya que tropezó con el teniente Haro, el guardia Redondo y el guardia Codina, este último al parecer fue quien le alcanzó con un disparo, pues así lo afirmaba el oficial en su informe:
“Al referido Pernales le dispararon a la vez el cabo Villaescusa y el guardia Segovia, aunque quizás un poco antes el guardia, sin que se pueda precisar quien lo mató, pues los dos creen haberlo herido. Al Niño de Arahal, puedo asegurar que, en un disparo hecho por el guardia Codina fue cuando se vio caer al bandido...El que debe ser Pernales, por los documentos que se le han ocupado y coincidir las señas facilitadas por la superioridad, aparenta ser de unos veintiocho años, de 1,49 metros de estatura, ancho de espaldas y pecho, algo rubio, quemado por el sol, con pecas, color pálido, ojos grandes y azules, pestañas despobladas y arqueadas hacia arriba; vestido con pantalón, chaqueta corta y chaleco de pana lisa, color pasa...El que aparenta ser el Niño de Arahal es de unos veintiséis años de edad, de 1,61 metros de estatura, de pocas carnes, pelo rubio, barbilampiño, cara afeitada, viste igual que el anterior...”
Al Pernales se le ocupó, según el informe del teniente Haro, un macho castaño oscuro, una escopeta de dos cañones de fuego central de retroceso, un revólver sistema Smith de seis tiros, un anteojo de larga vista, un reloj sistema Roskof, una cartera de bolsillo con tres billetes de 100 pesetas, una pluma para escribir, una carta con un sobre que se dirigía a Carmen Morales González, calle Alcoba, Estepa, participándole a su madre que tenía un hijo más, firmándola Francisco Ríos y otra carta en un sobre, sin dirección, proponiendo a una tal Mariana que asistiera a una entrevista para llevársela al campo, entre otras cosas.
PC-ESCOPETA%20PERNALES.jpg
Al Niño de Arahal se le ocupó una yegua castaña clara, un revólver sistema Smith, una **** de muelles de grandes dimensiones, fabricada en Albacete y una cartera de bolsillo con cuatro billetes de 100 pesetas, entre otras cosas.
Una vez muertos los bandidos fueron llevados por los prácticos hasta Villaverde donde quedaron expuestos toda la tarde en la plaza a la curiosidad pública. Al día siguiente día 1 de septiembre los cadáveres fueron trasladados en un carro a Alcaraz, donde fueron depositados en el antiguo convento de Santo Domingo. Allí se les practicó la autopsia y quedaron a la espera de que llegasen las personas que debían identificarles. Fue numeroso el público que acudió al lugar para ver los cadáveres de los bandidos que estaban expuestos encima de unas mesas.
El ministro de la Gobernación don Juan de la Cierva no lo podía creer cuando le notificaron la noticia, pues las andanzas del Pernales habían constituido para él y para todo el Gobierno una auténtica pesadilla. Las personas designadas para identificar a los bandidos procedentes de Andalucía llegaron a Alcaraz el lunes día 2 a las siete de la tarde. De estas personas, 5 afirmaron que se trataba de Pernales, aunque 2 dijeron no estar seguros pues según decían no tenía el mechón de pelo que llevaba siempre sobre la frente.
La autopsia practicada a los bandidos demostró que Pernales había recibido un disparo en cada ingle rompiéndole la arteria femoral y astillándole el fémur y que el Niño de Arahal había recibido un tiro en el corazón. La muerte de los bandidos se produjo, según esta autopsia entre las dos y las tres de la tarde del citado día 31. La amante de Pernales, Conchilla cuando se enteró de la noticia por los periódicos regresó a su pueblo, El Rubio, donde su hija fue bautizada con el nombre de Juana Isabel Cristina. Más tarde el juez de instrucción de Ecija mandó a once guardias civiles para que fuera detenida no se sabe con qué cargos.
PC-PERNALES%20Y%20NI%D1O%20MUERTOS.jpg
PC-tumba%20del%20pernales.jpg
PC-lugar%20muerte%20Pernales.jpg
Después de la muerte de Pernales las gentes del campo andaluz sintieron una rabia enorme por la pérdida de su héroe, aunque muy pronto ésta cambió en alegría pues un pastor de Estepa, que había dudado ante las autoridades cuando fue llamado a identificar el cadáver, afirmaba esta vez ante sus paisanos que ninguno de los muertos de Alcaraz era el famoso bandido. Se llegó a decir incluso que el muerto de la Sierra de Alcaraz era en realidad otra persona, un anónimo malhechor con quien las autoridades ocultaron sus reiterados fracasos en el intento de captura del verdadero bandido. Algunos, con una imaginación más inventiva, dijeron que Pernales había conseguido huir a Méjico donde murió pocos años después de una vulgar pulmonía.
Todavía existe en Alcaraz una leyenda según la cual el espíritu de Pernales sale de vez en cuando de su tumba para **** a las personas más ricas del pueblo. Así cuando alguien es robado culpan todavía al bandido, que según dicen lleva el producto del **** a alguna persona de humilde condición. Si estas personas acaudaladas no quieren ser víctimas de sus robos, deben subir al cementerio, situado en el viejo castillo, y depositar algunas flores frescas en su tumba, motivo por el que a Pernales nunca le faltan flores.
La tumba de Pernales se encuentra situada en la parte nordeste del cementerio de Alcaraz, arrinconada entre dos paredes de nichos de reciente construcción. Desde allí, desde lo alto del castillo, el más ilustre huésped de todo el campo santo, puede contemplar la sierra albaceteña que hizo famosa con su muerte y los cercanos campos andaluces, en los que todavía resuenan los ecos de esta copla:
ACTA-DEFUNCION-PERNALES_min.jpg
Ya mataron a Pernales
Ladrón de Andalucía
El que a los ricos robaba
Y a los pobres socorría.

Romances cantados Romance del Pernales (Manuel Luna) Y de Tradición oral de la Provincia de Albacete 1 - 2
Romances escritos

Charla y Romance contado y cantado por Lanciano. Imágenes y sonido en el mismo lugar donde fué muerto El Pernales.

Gracias al Sr. García Lanciano, que al tiempo que daba su aprobación a la publicación del Video nos dejaba un texto sacado de una "malagueña". Él mismo escribía:

" Va una letrilla sacada de una malagueña popular, que le viene bien al Pernales:"

Un juez me preguntó un día,
que de qué me mantenía,
yo le respondí: robando,
como se mantiene usía,
pero yo no **** tanto.

"¡Salud!"

Comentarios

  • Con dos **** Alfaro, uno de los mejores temas que se hayan podido abrir hoy

    su tumba siempre tiene flores y recuerdo que me presentaron al benemérito que los abatió ...... o a su hijo .....o a su hermana, ****, no recuerdo (cosas del "almeicer").

    Siempre que voy a Alcaraz, voy a ver su tumba......

    nadie sabe en ese poblado quien pone las flores ....
  • AlfaroRomeroAlfaroRomero Forero Master ✭✭✭
    el_cura escribió :
    Con dos **** Alfaro, uno de los mejores temas que se hayan podido abrir hoy

    su tumba siempre tiene flores y recuerdo que me presentaron al benemérito que los abatió ...... o a su hijo .....o a su hermana, ****, no recuerdo (cosas del "almeicer").

    Siempre que voy a Alcaraz, voy a ver su tumba......

    nadie sabe en ese poblado quien pone las flores ....

    En alcaraz es un idolo.

    Yo lo veo simplemente como un personaje historico de la tierra, digno de admirar y comprender en el contexto de la epoca, pero sin duda a parte de tener los **** bien puestos era un ****.
  • AlfaroRomero escribió :
    En alcaraz es un idolo.

    Yo lo veo simplemente como un personaje historico de la tierra, digno de admirar y comprender en el contexto de la epoca, pero sin duda a parte de tener los **** bien puestos era un ****.

    Era un ijoputa y su colega peor, salió cagando leches de andalucia (porque se lo iban a limpiar) para embarcarse hacia las américas, y al pasar por Albacete, pues eso ........ aquí se quedó .....


    Recuerdo en los campamentos de la OJE en Riópar que nos contaban historias "de curro jimenez" y "robinjud" ..... (de hecho el monte que hay junto al campamento se llama "El Pernales").


    ..... ¡Alto a la Guardia Civil!, (hizo el ademán de echar mano al escopeto) y pues eso, pasa lo que pasa .......... atomarporculo dos chorizos
  • AlfaroRomeroAlfaroRomero Forero Master ✭✭✭
    el_cura escribió :
    Era un ijoputa y su colega peor, salió cagando leches de andalucia (porque se lo iban a limpiar) para embarcarse hacia las américas, y al pasar por Albacete, pues eso ........ aquí se quedó .....


    Recuerdo en los campamentos de la OJE en Riópar que nos contaban historias "de curro jimenez" y "robinjud" ..... (de hecho el monte que hay junto al campamento se llama "El Pernales").


    ..... ¡Alto a la Guardia Civil!, (hizo el ademán de echar mano al escopeto) y pues eso, pasa lo que pasa .......... atomarporculo dos chorizos

    He escuchado en la cadena ser (si, ya lo se, la radio de los rojos...) a una tia que ha llamado y ha contado una anecdota que le pasó a su bisabuelo con el pernales:

    El pernales mató a la burra de este hombre, el cual empezó a llorar desconsolado porque la burra era su herramienta de trabajo para comer, el Pernales recapacitó y le dió unas monedas para q fuese a una finca donde vendian un par de burros.
    El hombre cogió las monedas y fue y compró las burras exactamente por las monedas que le dio el Pernales. En la misma noche entró a esa finca y robó las monedas que habia pagado el hombre en ese mismo dia...
  • El AbueloEl Abuelo Forero Senior ✭✭✭
    el_cura escribió :
    Era un ijoputa y su colega peor, salió cagando leches de andalucia (porque se lo iban a limpiar) para embarcarse hacia las américas, y al pasar por Albacete, pues eso ........ aquí se quedó .....


    Recuerdo en los campamentos de la OJE en Riópar que nos contaban historias "de curro jimenez" y "robinjud" ..... (de hecho el monte que hay junto al campamento se llama "El Pernales").


    ..... ¡Alto a la Guardia Civil!, (hizo el ademán de echar mano al escopeto) y pues eso, pasa lo que pasa .......... atomarporculo dos chorizos


    Ostias Musen, quiere usted decir que no exajera un poco?
    Comparado con lo que hoy día nos rodea, estos eran unos santíiiisimos.
    Al menos a los "probes" no les robaba como hacen unos que me se yo.


    Saludos
    "El patriotismo es un egoísmo en masa"
  • castellotscastellots Forero Junior
    una de guardia civiles

    Hace unas semanas limpiando el desván de la antigua casa de mi família apareció un fardo con un uniforme, una capa y una escopeta. Al preguntarle a mis abuelos por aquello me contaron la historia del bisabuelo.
    Mi generación ya ha perdido el apellido, pero el segundo apellido de mi madre es Redondo, mi abuela es Redondo Carrera, mi bisabuelo era Lorenzo Redondo Morcillo. Unos de los guardias que les dio captura. La verdad es que me pica la curiosidad mucho por visitar las tierras donde fueron muertos esos bandidos. Todo eso lo digo, porque poco despues de dar muerte al pernales mi bisabuelo fue trasladado al Valle de Arán. Dónde nació mi abuela y mi madre. Allí nací yo y ahora descubro que mi familia proviene de vuestras tierras. La verdad nunca pude imaginar tal cosa y ahora necesito saber más sobre la historia familiar.

    Si me pudierais ayudar a encontrar un poco mas de información sobre el caso del Pernales y su muerte os lo agradezco de antemano

    un saludo

    jose daniel martí puntos
  • joer castellost, en este post no hay barra de desplazamiento y no me he enterado de la mitad.

    A ver si se puede arreglar y te digo algo
  • castellots escribió :
    Hace unas semanas limpiando el desván de la antigua casa de mi família apareció un fardo con un uniforme, una capa y una escopeta. Al preguntarle a mis abuelos por aquello me contaron la historia del bisabuelo.
    Mi generación ya ha perdido el apellido, pero el segundo apellido de mi madre es Redondo, mi abuela es Redondo Carrera, mi bisabuelo era Lorenzo Redondo Morcillo. Unos de los guardias que les dio captura. La verdad es que me pica la curiosidad mucho por visitar las tierras donde fueron muertos esos bandidos. Todo eso lo digo, porque poco despues de dar muerte al pernales mi bisabuelo fue trasladado al Valle de Arán. Dónde nació mi abuela y mi madre. Allí nací yo y ahora descubro que mi familia proviene de vuestras tierras. La verdad nunca pude imaginar tal cosa y ahora necesito saber más sobre la historia familiar.

    Si me pudierais ayudar a encontrar un poco mas de información sobre el caso del Pernales y su muerte os lo agradezco de antemano

    un saludo

    jose daniel martí puntos


    copiado y pastado, taconazo y saludo a tu bisabuelo, con dos **** (con permiso de la expresión)



    1.- ATESTADO DE LA GUARDIA CIVIL SOBRE LA MUERTE DE "EL PERNALES" Y "EL NIÑO DEL ARAHAL".<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

    "Al ministro de la Gobernación:
    Guardia Civil.-Provincia de Albacete.-Línea de Alcaraz.
    Excelentísimo Sr.: A las doce y cuarenta del día de ayer se presentó en el caserío El Sequeral, término de Vi­llaverde, punto en el que se encontraba el oficial que suscribe, por tener en él su zona de vigilancia, el paisano Eugenio Rodríguez Campayo, conduciendo una carta del señor juez municipal de dicho pueblo, en que me manifestaba que habían visto aquella mañana por aquellas inmediaciones dos hombres desconocidos, a los cuales había encontrado Gregorio Romero Henares, peón guarda del distrito forestal y licenciado de la Guardia Civil, que fue quien dio la primera noticia.
    Inmediatamente, y sin desatender la vigilancia establecida, por si se trataba de una falsa alarma, salí con el cabo Calixto Villaescusa Hidalgo, guardia primero Lorenzo Redondo Morcillo y segundos Juan Codina Sosa y Andrés Segovia Cuartero hacia el pueblo de Villaverde, en donde las autoridades de aquél y el denunciante reforzaron la noticia, adquiriéndolas yo también del punto de donde se encontraban los desconocidos, que es el cortijo de Arroyo de Tejo, a unos tres cuartos de legua del indicado pueblo. Sin pérdida de momento y auxiliado de tres prácticos, me dirigí al sitio indicado, y a una media legua antes de llegar distribuí la fuerza, mandando al cabo Villaescusa y al guardia Segovia con dos prácticos por la cúspide de la sierra, en el propósito de cortar la retirada a los sujetos perseguidos, y el que habla, con los guardias Redondo, Codina y un práctico, siguió a atacar de frente el punto en que según noticias se encontraban los sujetos.
    Había transcurrido una media hora cuando, ya estrechado el cerco y ambas fuerzas próximas a los bandidos, éstos se pusieron en marcha; pero la oportunidad del cabo y guardia de referencia en colocarse en el punto que les había ordenado nos dio la fortuna de que dichos bandidos llegaran a ocho pasos de distancia de donde estaban emboscados, sin ser vistos, y al darles el ¡Alto! contestaron con dos disparos y la voz de "Pernales" dijo ¡Vamos por ellos!", desarrollándose entonces por ambas partes el fuego del cual quedó muerto "Pernales".
    Continuó sosteniendo algo el fuego el "Niño del Arahal" y se dio a la fuga, volviendo a lo más elevado de la montaña en el preciso momento en que el que relata y guardias que le acompañaban, con inmensa fatiga, daban acceso a la cúspide de la misma, con tal suerte que desde ella vieron deslizarse al "Niño del Arahal", que al notar nuestra presencia hizo fuego en retirada, auxiliado por las escabrosidades del terreno, contestándole en la misma forma, y a los pocos disparos el bandido cayó, al parecer, muerto, como así después se comprobó.
    Cumple a mi deber significar a la respetable autoridad de V.E. que la cooperación de las autoridades de este pueblo, de los prácticos que nos acompañaron y vecinos próximos al lugar del suceso, es digna de todo elogio: pero el hecho de más mérito en esta honrosa jornada es la actividad, resistencia y valor sin límites acreditado por el cabo Calixto Villaescusa Hidalgo, que en el mismo tiempo tuvo que recorrer un trayecto mucho más largo y después se colocó, con el guardia que le acompañaba, a cuerpo descubierto, aprovechando el sitio en que empezaba el descenso de la tierra; por esto permitió a los bandidos llegar a él a la dicha distancia, sin olvidar que todos dan por bien empleados los sufrimientos y desvelos que venían ocasionando estos tristemente célebres bandidos y consideran haber ganado este galardón para gloria del honroso uniforme que vestimos, sin tener que lamentar nada más que una ligera rozadura en la parte superior de la cabeza del guardia segundo Andrés Segovia Cuartero, que se la debió ocasionar en la primera descarga el "Pernales" con una posta.
    Al referido "Pernales" le dispararon el cabo Villaes­cusa y el guardia Segovia, a la vez, quizá un poco más el guardia, sin que se pueda precisar el que lo mató, pues lo dos creen haberle herido. Al "Niño del Arahal", por más que le hice fuego con el revólver, como la distancia era de más de cien metros, no sé si le pude herir; pero cuando aquél huyó y los guardias que acompañaban continuaron el fuego, puedo asegurar que, en un disparo hecho por el guardia Codina, fue cuando se vio caer al bandido, y como el fuego de revólver era ya ineficaz, me limité a facilitar cartuchos al guardia Codina. Tanto éste como el guardia Redondo me han dado prueba de ser excelentes tiradores.
    El guardia Amalio Rodas Sánchez y el segundo Benito Medina Bueno, del grupo del sargento Fernández Gómez, tomaron la pista de los bandidos en la cúspide del collado del Tronco y la siguieron con actividad, de forma que a las dos horas de haber sucedido el encuentro se presentaron en aquel sitio. Igualmente, el sargento de referencia siguió de cerca con cuatro paisanos a la pareja indicada, retirándose cuando tuvo noticias de que los bandidos habían sido muertos.
    También tengo que enaltecer el buen comportamiento del resto de la fuerza establecida en esta línea de vigilancia, pues he podido observar que, tanto de día como de noche, han estado animados del mejor espíritu, sin haber tenido nada que corregir.
    El que debe ser el "Pernales", por los documentos que se le han ocupado y coincidir sus señas con las facilitadas por la Superioridad, aparenta ser de unos veintiocho años, de 1'49 metros de estatura, ancho de espaldas y pecho, algo rubio, quemado por el sol, con pecas, color pálido, ojos grandes y azules, pestañas despobladas y arqueadas hacia arriba, colmillos superiores salientes, reborde en la parte superior de la oreja derecha, que le forma una rajita, y ligeras manchas en las manos; vestido con pantalón, chaqueta corta y chaleco de pana lisa, color pasa; sombrero color ceniza, ala plana flexible, con un letrero que dice "Francisco Valero. Cabra"; botas corinto con un letrero en las gomas que dice "Cabra. Sagasta 44"; camisa y calzoncillos de lienzo blanco, calcetines escoceses, faja de estambre negro.
    El que aparenta ser el "Niño del Arahal" es de unos veintiséis años de edad, 1'61 metros de estatura, de pocas carnes, pelo rubio, barbilampiño, cara afeitada, viste igual que el anterior y el sombrero y las botas con las mismas señas.
    Tengo el honor de ponerlo en conocimiento de la respetable autoridad de V.E., adjuntándole relación de las autoridades, prácticos y vecinos que han auxiliado, como, así mismo, inventario de las caballerías, armas, municiones, dinero y efectos ocupados, a la vez que lo hago al señor coronel subinspector del Tercio, excelentísimo Señor Ministro de la Guerra, gobernadores civil y militar de esta provincia y Capitán General del Distrito.
    Dios guarde a V.E. muchos años.

Deja un comentario

NegritaCursivaTacharOrdered listLista sin ordenar
Emoticonos
Imagen
Alinear a la izquierdaCentrarAlinear a la derechaEnciende/apaga vista HTMLActivar/desactivar la página enteraEncender/apagar las luces
Sube imagen o archivo