¡Hola a [email protected]!

[email protected] al nuevo foro de coches.net. ¡Esperamos que os guste! :)

Si tenéis algún problema o sugerencia podéis comentarlo en este post

Un Lamborghini , cocaína y huesos rotos: la historia del accidente de Miles Davis

miles-davis-miura_1440x655c.jpg

¿Qué demonios tiene que ver James Glickenhaus – director de cine y afamado constructor de superdeportivos de competición – con el trompetista y estrella del jazz Miles Davis? Mucho más de lo que crees. El señor Glickenhaus salvó la vida a un Miles Davis absolutamente colocado, tras haber tenido un terrible accidente con su Lamborghini Miura recién estrenado, en el lejano año 1972. Una historia surrealista que el propio James Glickenhaus relataba hace tiempo en la web oficial de Scuderia Cameron Glickenhaus. No tiene desperdicio.

Sucedió una tarde del año 1972 en Nueva York. Miles Davis estuvo a punto de perder la vida en un accidente de coche. La estrella de jazz afroamericana – conocido por su maravilloso “Kind of Blue”, entre otras grabaciones – circulaba a una velocidad muy excesiva por la West Side Highway de Nueva York. Una autopista de tres carriles, que circula paralela al río Hudson en Nueva York. Miles Davis luchaba por controlar los casi 400 CV de furia de su Miura, bajo el efecto de las drogas, dandobandazos entre la lluvia y el abundante tráfico.

miles-davis-trompeta.jpg

A la altura de la calle 125, Davis cruzó tres carriles de forma temeraria, tratando de realizar un giro de 90 grados a unos 100 km/h, posiblemente tras perder la noción del espacio y advertir que debía abandonar la autopista de forma inminente. Las drogas, el firme y la velocidad jugaron en su contra, estrellándose su Lamborghini Miura contra la mediana de cemento. El accidente fue brutal, y en palabras del mismo Glickenhaus – testigo del accidente – el coche estalló en miles de trozos como si fuese una balsa de madera.

Davis tuvo la suerte de que fuera James Glickenhaus el primero en asistirle. Mucha suerte. Cuando James fue a socorrerle, se encontró con una escena dantesca: varios huesos atravesaron el pantalón de cuero de Davis, que lo primero que hizo fue preguntarle si su coche estaba bien. Davis era todo un petrolhead, pero no sabía usar con cabeza sus juguetes, desgraciadamente. “No, tu coche está destrozado“, le dijo Glickenhaus, justo antes de advertir dos grandes bolsas de polvo blanco en el asiento del copiloto.

No eran precisamente de harina, no. Con una camisa, Glickenhaus le hizo un torniquete en sus piernas, y acto seguido, lanzó las bolsas por una alcantarilla abierta.“¿Qué c*** estás haciendo?” le gritó Davis, que aún no era consciente de la gravedad de la situación. La misma lluvia que contribuyó al accidente ayudó a Glickenhaus a limpiar los restos de cocaína que había en el piso del Miura. La policía llegó al poco tiempo, ordenando a todos los curiosos y al propio Glickenhaus que abandonaran la escena del accidente.

Además de evitar que muriese desangrado, James Glickenhaus evitó un viaje – posiblemente sólo de ida – de Davis a la cárcel. Años después, Glickenhaus estaba rodando “Shakedown” con Peter Weller. Glickenhaus le contó la historia a Weller, amigo de Davis. En el backstage de un concierto, Weller le preguntó al músico si la historia era cierta. Lo era. “Siempre me he preguntado quién era aquél **** blanco“, respondió Davis. Una curiosa anécdota, que une los excesos de la fama y la música a este nuestro mundo del automóvil.

http://www.diariomotor.com
smiley_emoticons_pokal_gold.gif



157261w640.jpg

Deja un comentario

NegritaCursivaTacharOrdered listLista sin ordenar
Emoticonos
Imagen
Alinear a la izquierdaCentrarAlinear a la derechaEnciende/apaga vista HTMLActivar/desactivar la página enteraEncender/apagar las luces
Sube imagen o archivo