¡Hola a [email protected]!

[email protected] al nuevo foro de coches.net. ¡Esperamos que os guste! :)

Si tenéis algún problema o sugerencia podéis comentarlo en este post

Jerez 1990: El brutal accidente de Donelly comentado por sus protagonistas

FerrariasturFerrariastur MegaForero ✭✭✭
Donnelly fue uno de aquellos pilotos que sufrieron la vertiente trágica de la Fórmula 1 pero, en su caso, pudo sobrevivir a ella. Se vio obligado a superar las durísimas consecuencias de un accidente que truncó su carrera deportiva justo cuando vivía su ascenso como uno de los pilotos más prometedores de la Fórmula 1 de entonces.Nacido en Belfast, la competición automovilística ayudó a Donnelly a escapar de los gangs locales que reclutaban jóvenes para el IRA. Poco a poco progresó hasta llegar a la Fórmula 1, ya que "cuanto más potente era el coche que me daban, mejor piloto era". Hasta que llegó aquel fatídico 28 de septiembre de 1990, a bordo de un Lotus. Durante los entrenamientos, falló la suspensión de su monoplaza, convirtiendo al piloto en un pasajero lanzado a 267 km/h contra los raíles. El monoplaza se partió por la mitad y el cuerpo de Donnelly quedó inerte y en una macabra contorsión a cincuenta metros del lugar del impacto, todavía atrapado en el asiento de su monoplaza.


crash_Martin-Donelly.jpg




Por Alvaro de Arenzana



De repente, el Camel Lotus, siguió recto en plena aceleración sin poder tomar la curva. El impacto fue estremecedor. Parecía que había explotado una granada de mano en el habitáculo haciendo volar el monoplaza en pedazos. Polvareda, caos y el corazón encogido. Luis Alberto y yo,-Alvaro de Arenzana- al **** de la pista, nos quedamos mudos. Los dos buscábamos con la mirada al piloto. De manera ingenua le comenté "hay un trozo del coche en medio de la pista" a lo que me contesto "es Donnelly". Por más que miraba aquello no podía reconocer una figura humana. Empecé a ver el casco pero algo no cuadraba.
Él estaba boca abajo, sin embargo, pude ver el botín de su pie izquierdo que apuntaba claramente hacia el cielo. Era una postura imposible. Su pierna estaba retorcida dos o tres vueltas (triple fractura total de tibia y peroné, doble fractura de fémur, tobillo roto por tres sitios... y el cuerpo completamente inerte. Difícilmente alguien podría haber sobrevivido a aquello.
Minutos sobrecogedores, ambulancia con el Profesor Watkins al frente, traslado al hospital del circuito, más minutos de espera... y por fin buenas noticias; nos dicen que el piloto está consciente y que su vida no corre peligro ¡un milagro! Le trasladan en helicóptero al hospital Virgen del Rocío en Sevilla.
Y es a partir de ahí cuando empieza mi particular historia; historia que viví como una vivencia extraordinaria, incluso emocionante. El Presidente de la Federación me pide que me traslade al hospital para traer de vuelta en coche a Jerez al Profesor Watkins pues el helicóptero no podría permanecer en Sevilla. Es gracioso, sin ser nadie (no tenía cargo alguno en la Federación, ni en el circuito, ni obviamente en el equipo Lotus), movilice a todo el hospital. Hablé con el jefe de seguridad, con el Director del hospital, con el jefe de médico de guardia. Después de una serie de sucesos, el Profesor Watkins y otro médico de la Federación Internacional de Automovilismo mantuvieron una conversación con el médico jefe de guardia con traducción mía de por medio.
Watkins pidió ver al paciente, que estaba en la UVI, ya que él se encargaría del piloto una vez estuviera de vuelta en Inglaterra, y el médico español accedió. Watkins me hizo una seña para que le acompañara a la UVI, cuando una enfermera me preguntó si yo era médico. Al contestar que no, sentí cierto alivio, pues lo de entrar en la UVI no me acababa de convencer. Watkins preguntó si alguno de los médicos presentes hablaba inglés y como no lo había, me dieron unos patucos y... para adentro.
Fui pasando entre los pacientes con no poca angustia e incertidumbre de qué vería. Al final de la sala estaba Martin. Si bien el resto del cuerpo estaba más o menos bien, jamás olvidaré el aspecto de su pierna izquierda. No tenía herida abierta pero era tal el derrame interno que tenía y con tal hinchazón, que toda la pierna era una masa en la que no se distinguía la rodilla, el tobillo y apenas los dedos del pié.
“¡Que no me toque los c…, aquí mando yo!”
Watkins (neurocirujano con excepcional reputación) empezó a hacerle una serie de pruebas para ver cómo reaccionaba. El gesto de Watkins se tornó serio y tras unos momentos se produjo una conversación entre él y el médico español muy tensa. ¡fue la peor traducción literal que he hecho en mi vida!
Watkins: “el paciente tiene todos los síntomas de tener un coágulo en el cerebro. Tienen que hacerle inmediatamente un scanner cerebral
Traducción mía al médico español: “El profesor Watkins opina, que sería conveniente hacerle un scanner ya podría tener un coágulo en el cerebro”
Médico español: Que no me toque los ****, que aquí el médico y el que manda soy yo. El paciente ha llegado en estado agónico y con las constantes vitales por los suelos y si lo bajamos a la segunda planta para hacerle el scanner se queda en el ascensor
Traducción mía a Watkins:El Dr. está de acuerdo con usted, pero prefiere esperar a que se le estabilicen las constantes vitales para proceder al scanner
Watkins (por lo bajo): ¡Que lo haga rápido!
Traducción mía al médico español: (sonrisa de asentimiento como si Watkins estuviera de acuerdo)
Pasadas una o dos horas el médico español nos indica que las famosas constantes vitales se han estabilizado y que van a proceder a hacerle el scanner. Lo llevan a cabo y comprueban que afortunadamente no es así y que no hay daños cerebrales… momento en que el médico traumatólogo dice “pues entonces hay que intervenir esa pierna de inmediato”. Todos de acuerdo y preparan a Donnelly para el quirófano. Hacen ver a Watkins que le dejaran entrar en el quirófano única y exclusivamente como invitado. Yo respiré profundo y empecé a relajarme. Mi trabajo estaba hecho y sólo me quedaba esperar. Di por hecho que nadie me pediría entrar en el quirófano. Y así fue. ¡Watkins directamente me dio unos pantalones verdes, una camisa verde un gorro, una máscara y unos patucos con funda de plástico verde!
De repente me vi en el vestuario de los cirujanos poniéndome el gorro y la mascarilla escuchando la conversación de cómo abordarían la intervención… me dieron ganas de opinar.
Nos avisaron de que todo estaba listo. Los cirujanos nos pusimos en pié y empezamos a desfilar hasta el quirófano. Respiré profundo, no sabía qué pensar exactamente. Yo entré el último (quizás el subconsciente). Me impresionó ver a Donnelly tumbado en la camilla del quirófano, entubado y prácticamente desnudo. Yo permanecía a unos dos metros de la camilla junto con Watkins y el médico de la Federación Internacional. Lo primero que vi me hizo tambalearme, falto realmente poco para que perdiera el conocimiento pero conseguí reponerme…
Pasadas tres horas de intervención con algunos momentos de angustia y tensión, el equipo paró reponer fuerzas, todavía quedaba mucho, eran más o menos las 5 de la tarde y nadie había comido. Los médicos pasaron a una sala contigua donde les había preparado comida y yo tarde un poco en salir del quirófano. No pude evitar acercarme al Donnelly y me puse a la altura de su cabeza, no podía dejar de mirarle, le acaricié la cabeza y le desee mucha suerte. Al salir hablé con la novia y con algunos de los miembros del equipo que habían acudido al hospital para tranquilizarles de que todo iba bien.
Pasé a la sala a comer, tenía la mirada perdida en el infinito cuando un cirujano que no estuvo en la intervención se me acercó, se presentó y entabló conversación. Una de las primeras cosas que me preguntó fue por mi especialidad quirúrgica…
Vuelta al quirófano, dos horas más de intervención. Los médicos estás contentos, se ven caras de satisfacción. Dan por finalizada la intervención… al menos esta. En todo este tiempo, Watkins apenas se dirigió o me hizo comentario alguno salvo para decirme que le tradujera. De camino a Jerez se giró hacia mí y mirándome a los ojos me dijo “buen trabajo” Para mí fue suficiente…
El avión de Ron Dennis
Al día siguiente (domingo), Watkins me buscó por el circuito hasta dar conmigo. Me dijo que quería ir a Sevilla para ver cómo había pasado la noche Donnelly. Le dije que en coche era una locura pues la entrada al circuito de Jerez se colapsaba y no llegaría para la salida de la carrera y él tenía que estar en ella, sí o sí. Me dijo que fuéramos en el helicóptero de la Cruz Roja que les llevó el día anterior, pero era imposible porque había más carreras y debía permanecer allí para en caso en caso de accidente trasladar a los heridos. Sin inmutarse me dijo: “busca otro helicóptero”.
Así que ahí estaba yo en medio del paddock con la misión “encontrar y que me prestaran un helicóptero”. Hable con casi todo el mundo; Ron Dennis incluso me ofreció su jet privado, se lo agradecí pero no nos servía. El problema era entrar en el circuito, no en Jerez. A lo lejos vi un helicóptero aterrizar, hablé con el piloto, con la empresa que lo tenía alquilado, y lo conseguí.
Como anécdota graciosa y para terminar te contaré que justo antes de salir hacia Sevilla el piloto del helicóptero me pregunto cómo se llegaba al hospital desde el aire. A apenas dos metros se encontraba el piloto de la Cruz Roja, así que le dije se lo preguntara a él. Yo esperaba escuchar una explicación técnica, unas coordenadas o algo parecido cuando oigo:
“Mira pisha, tu zigues la carretera pa Zevilla too de frente, too de frente, y al llegar a Zevilla el eztadio a la izquierda, el campanario a la deresha, pué detrá…”
¡Pude comprobar desde el helicóptero que pocas veces me han dado unas señas más exactas para llegar a algún sitio!”.


63.jpg
Perez Sala se baja del Minardi



Por Martin Donelly


"Aquella mañana, tuve una mano mala"
"Con el tiempo piensas que la vida es como el juego del póker, cuando juegas a las cartas, a veces tienes una buena mano y otras, tienes una mala mano. En aquella mañana de Jerez, tuve una mala mano", explica Donnelly. "La vida para mí era magnífica en esos momentos. Pocas horas antes del accidente, tenía en mi mesa tres contratos de equipos de Fórmula 1: Jordan, Tyrrel y Lotus". Donnelly firmó la opción por Lotus ese mismo día, guardó en su maletín el contrato y un talón de cuarenta mil libras y salió a la pista. "De repente, sin culpa tuya, alguien te dice que no, y te niega todo…".

Rápidamente, llegó al lugar del accidente el máximo responsable médico de la Fórmula 1, el doctor Watkins. Al levantar la visera del piloto, vio que este se estaba asfixiando con su propia lengua y actuó en consecuencia para salvar su vida. Tenía, múltiples fracturas en el cuerpo, entre ellas una abierta en la pierna que requería atención inmediata.
Martin Donnelly no guarda el menor recuerdo del accidente. Tan solo algunas imágenes de la carrera anterior en Portugal, de unas vacaciones por España antes de la carrera de Jerez, de un bar lleno de jamones colgados, de unas vueltas en un scooter para reconocer la pista… "Tiempo después le pregunté al doctor Watkins por qué no recordaba nada. Me dijo que el cerebro tiene una parte negativa, y una positiva. Esta controla aquella para que no recuerdes, y evites así un trauma mayor".

Cuando un 'macho man' se cayó al suelo

2010092038donnelly.jpg

Tras los primeros cuidados en España, Donnelly fue trasladado a Gran Bretaña. "Sid Watkins es muy inteligente, y por su experiencia en otros accidentes sabía que mi cuerpo iba a sufrir un shock después del accidente. Era importante para él que volviera a Inglaterra antes de que sufriera ese . Tras un vuelo especial, aterricé en Gatwick. Y al día siguiente de la llegada, todos mis órganos pararon de funcionar debido al trauma". Donnelly pasó siete semanas en coma para controlar posibles daños cerebrales y orgánicos. Totalmente entubado –su voz delata todavía los efectos de los tubos en la garganta- se quedó en cincuenta y tres kilos.

"Conozco la historia del helicóptero y de Álvaro. Me gustaría reunirme con él pronto para conocerle y tomarnos unas cervezas juntos. También, porque me podría dar más información en detalle de lo que pasó. Algo que lamento es el hecho de que la gente intentaba explicarme después lo enfermo y lo mal que estuve pero, para mí, eran solo palabras. Yo necesitaba fotos. Habría estado bien que, cuando estaba inconsciente, alguien hubiera tomado fotos".

Nadie debió atreverse, porque la situación y la apariencia física de Donnelly era dura de asimilar. "Estaba en cuidados intensivos en White Chapel en Londres. Aparentemente mi piel estaba toda cetrina, rodeado por un enjambre de tubos conectados a mi cuerpo. Mi compañero de equipo, Dereck Warwick, vino a visitarme por primera vez, era un tío fuerte, un macho man. Y Dianne (su pareja) le avisó antes: “Dereck, Martin no tiene una buena apariencia, está lleno de tubos, no es el hombre que tú conocías…” Y él dijo, "vale, tranquila, no te preocupes…." En el momento en el que entró, me vio y se cayó al suelo, desmayado".

"En mi ingenuidad, pensé que me curaría"

Cuando Martin Donnelly abandonó el hospital, tenía que afrontar una nueva y muy diferente realidad. "No tenía la menor capacidad de retentiva hasta después de Navidades. Al dejar el hospital comprendí lo mucho que había dependido de la gente. No podía ni subir al piso de arriba, a mi propia cama. La tuve que poner en el salón. Estaba totalmente debilitado y tenía la pierna llena de clavos. Recuerdo que siempre tenía frío, estaba permanentemente cerca del fuego, con la chimenea y la calefacción puesta. Fue muy, muy difícil en aquel momento".

Pero la mente de Donnelly no era consciente todavía del alcance de sus lesiones. "Cuando estaba en el hospital, le decía a Watkins que quería marcharme cuanto antes de allí, para volver a correr cuanto antes. Quería ir a la clínica de Willy Dungl en Austria, el mejor fisioterapeuta de entonces, y que había tratado a otros pilotos como a Niki Lauda. En mi ingenuidad pensaba que el sabría qué hacer, que curaría, y después de tres meses estaría de nuevo al volante de un coche, allí donde lo deje".




"Al principio, cuando veía en mi coche a Julian Bailey , quería volver cuanto antes para estar listo de cara a la siguiente temporada. En Austria tenía sesiones de rehabilitación desde las siete de la mañana hasta las siete de la noche. Hicimos tratamientos de todo tipo, sin éxito, hasta que Willy me dijo: 'A no ser que vuelvas a Gran Bretaña para operarte, no puedo hacer nada. Opérate y después veremos'".

2010092181donelly_izda.jpg

Donnelly no tuvo otro remedio: "El cirujano me dijo tras la intervención: 'He operado a muchos futbolistas a los que he tenido que decir que su carrera se había acabado. Lo siento, pero debo decirte que la tuya, como piloto profesional, también'", recordaba el ex piloto. Desde entonces, ha sufrido otras ocho operaciones durante estos años, con otra reciente para ganar más movilidad en su rodilla. Su cojera es evidente.

Una "mala publicidad" para la F1

Por el camino, Martin Donnelly descubrió la crudeza del mundo en el cual se había movido. "En Lotus, me dejaron un Elise, y yo me regalé un Mercedes en ese primer año de Fórmula 1. Los tenía ambos en mi garaje, porque el precio de los dos coches era superior al de mi casa. Cuando todavía estaba en el hospital, alguien de Lotus fue a mi garaje y cogió el coche para llevárselo de vuelta".

"La primera vez que volví a una carrera, el Gran Premio de Gran Bretaña de 1991, en el paddock alguna gente me recibió con gran sinceridad. Pero otra me trasladó su opinión sobre qué hacía ahí, porque no era buena publicidad para la Fórmula 1. Y hubo gente, de la que no diré el nombre, que me hizo sentir unwelcomed. Pasó mucho tiempo antes de que volviera, hasta 1997". Respecto a su pareja de entonces Donelly cuenta que "cuando se acabó el dinero de la Fórmula 1, decidió irse a otra parte. Aún hablamos".

"Todo aquello fue duro, mentalmente muy duro, porque había dejado mi educación cuando recibí una llamada para ir a correr a Inglaterra. Estaba ahí mismo, con una gran carrera por delante y, de repente, olvídalo. Era una tortura mental tener eso en la cabeza. Si te sentabas a pensar demasiado tiempo en eso, te volvías loco. Pero desde ese momento, debia seguir adelante de otra forma. Entonces, tienes que sacar lo mejor posible de esa situación, y pensar que en el futuro recibirás una buena mano. Así es la vida, tienes que hacer lo mejor que puedas".

Cuida la carrera de un piloto español hacia la Fórmula 1

"En 1992 tuve que ser realista, la Fórmula 1 se había acabado. No tenía estudios, ni diplomas universitarios… Mi educación, toda mi vida, eran las carreras". El norirlandés creó entonces Martin Donnelly Racing, un equipo de bastante éxito en Gran Bretaña. Se convirtió en coach de jóvenes pilotos. Creó su Donnelly Track Academy y colaboró con las academias de conducción de Lotus. "El pasado año fui consciente de que podía hacer por mi cuenta lo que hacía para los demás, ganaba tres veces más dinero y elegía con quién quería trabajar.Ahora, Donnelly gestiona la carrera de una joven promesa española de nombre Ramón Piñeiro, en quien tiene puestas grandes esperanzas y del que habla maravillas.

"Está aquí dentro, en mi sangre"

Pero, ¿se sigue sintiendo piloto de carreras tras todo lo vivido? "Si, por supuesto, voy a correr en Spa, en dos semanas, con un Lotus Elise (compite en el Elise Trophy de Lotus)". Luego se señala las venas de su muñeca mientras confiesa: "Aquí dentro, en la sangre, hay un piloto de carreras, no un hombre que se sienta cinco días a la semana detrás de la mesa, porque me volvería loco. Me gusta estar fuera, al aire libre, escuchar el ruido de los coches. Es mi vida. Creo que es cierto, que los pilotos somos parte de una raza especial de seres humanos".

Para estar seguro de ello, hubo una primera vez al volante tras lo ocurrido en Jerez: "Me subí, un año después del accidente, a un monoplaza de mi equipo, un coche junior. No tenía problemas para pilotar, di unas veinte vueltas, pero no tenía el pulso mínimamente alterado, no había adrenalina, no sentía ningún tipo de excitación. Y pensé que había perdido mi habilidad para pilotar. Fue como si alguien te hubiera puesto un bloque de hielo en las manos. No había tenido nunca antes una sensación parecida. Pero luego me dejaron un coche más cercano a un Fórmula 1, un Fórmula 3000. Hice diez vueltas, y fue fantástico, el corazón latía fuerte, y la adrenalina fluía, sudaba... En diez vueltas me quedé a una décima del récord de la pista. Y me dio la confianza de nuevo".

"El tiempo es un buen sanador"

"El tiempo cura las heridas, es un buen sanador. En el divorcio, en los desastres… La agonía es dura en el momento, pero cuando pasa el tiempo, te das cuenta de las cosas. Cuando llegó la muerte de Ayrton Senna en 1994, me hizo pensar definitivamente sobre las carreras. Ayrton (amigo personal de Donnelly) tenía títulos, pero no tenía hijos, familia, había vivido solo para las carreras... A partir de entonces comencé a ver las cosas de otra manera".

2010092168donelly_dcha.jpg

¿Qué lecciones, que poso le ha dejado la vida a Martin Donnelly en su particular partida de póker?: "Cuando estás en un paddock de Fórmula 1, todo está allí dispuesto para ti, dinero, coches, no tienes que preocuparte de nada, la gente lo hace por ti. Aceptas en ese momento que eres un privilegiado, aunque no lo aprecias en el momento, lo das por descontado. Pero cuando sales, está la vida real. Tengo tres hijos maravillosos, mi mujer, mi pasión por este deporte… He aprendido, con el tiempo, que hay algo más en la vida que competir en coches de carreras. Mientras pueda poner comida en la mesa de mi familia, mientras pueda permitirme darles unas vacaciones… Tengo una buena calidad de vida que me permite pasar tiempo en casa con sus deberes escolares, hacerles los sándwiches, llevarles al colegio. Mientras pueda hacer esto, soy una persona feliz, porque creo que the family comes first, ('la familia es lo primero')".




ford_logos.jpg
cos_logo.jpg

"Quiero seguir en Ferrari y ganar el tercer título con ellos, acabar el trabajo de años" 02/09/2014
"Vengo a Mclaren para acabar el trabajo que empecé en 2007" 11/12/2014

"Nunca volveré a McLaren". 01/12/2010
"Dejar Mclaren fue la mejor decisión que he tomado en mi vida". 12/09/2012

"No pararé hasta ser campeón con Ferrari". 07/09/2011
[h=1][/h]

Comentarios

  • ventisetterossoventisetterosso MegaForero
    Uno de los accidentes más espantosos de las últimas décadas... Parecido, salvando las distancias, al que le costó la vida a Gilles Villeneuve... En ambos el piloto sale despedido del habitáculo.

    Tuvo muchísima suerte Donelly de contarla.
    The Gilles Way...
    tumblr_msnv8fcQBp1ss46elo1_400.gif

    Un hombre que se compra un monovolumen le lanza al mundo el siguiente mensaje: "Sí, he nacido, he crecido, me he reproducido .. y ahora sólo me queda esperar a la muerte".
    Jeremy Clarkson, 2002
  • FerrariasturFerrariastur MegaForero ✭✭✭
    Fritz Kroymann F399 Laguna Seca 2004

    imageimageimageimageimageimage
    file.php?id=116&t=1&sid=41be22cc8d85c278afaea4f36563cb37
    ]
    file.php?id=115&t=1&sid=41be22cc8d85c278afaea4f36563cb37

    ford_logos.jpg
    cos_logo.jpg

    "Quiero seguir en Ferrari y ganar el tercer título con ellos, acabar el trabajo de años" 02/09/2014
    "Vengo a Mclaren para acabar el trabajo que empecé en 2007" 11/12/2014

    "Nunca volveré a McLaren". 01/12/2010
    "Dejar Mclaren fue la mejor decisión que he tomado en mi vida". 12/09/2012

    "No pararé hasta ser campeón con Ferrari". 07/09/2011
    [h=1][/h]
  • SalvaSRSalvaSR MegaForero ✭✭✭✭
    Los pelos como escarpias.
    [SIGPIC][/SIGPIC]
  • Ceston666Ceston666 MegaForero ✭✭✭
    ¡Qué dos historias! De la del Ferrari se puede extender un poco?
  • FerrariasturFerrariastur MegaForero ✭✭✭
    Ceston666 escribió : »
    ¡Qué dos historias! De la del Ferrari se puede extender un poco?


    No se ve el accidente




    El Ferrari F399 1999, anteriormente pilotado por Schumacher, se rompio en tres pedazos grandes, asi como muchos fragmentos mas pequeños, el sábado 14 de agosto 2004, cuando Frederico Kroymans se estrello en el muro de neumaticos en el interior de la curva seis en Laguna Seca.



    Por lo que se en estas fotos, la bañera de la Ferrari F399 ex Schumacher 1999 se rompio detras del mamparo de pedal. Ferrari paso un gran apuro para retirar los restos fuera de la vista lo antes posible.

    Kroymans tiene un dolor en la rodilla izquierda, pero por otra parte se informa, sin lesiones fisicas. Es de suponer que el ego y la cartera sin embargo si se vieron afectados

    Kroymans es el distribuidor de Ferrari para Holanda, así como un distribuidor de Cadillac, Chevrolet, Corvette, Saab, Opel, Jaguar, Maserati, Ford, Land Rover, Kia, Daewoo y Aston Martin "de acuerdo con el sitio web

    www.kroymanscorporation.com.






    img_7545_thm.jpg img_7549_thm.jpg img_7566_thm.jpg


    img_7546_thm.jpg img_7547_thm.jpg img_7548_thm.jpg img_7550_thm.jpg img_7551_thm.jpg img_7552_thm.jpg img_7553_thm.jpg img_7554_thm.jpg img_7555_thm.jpg img_7556_thm.jpg img_7557_thm.jpg img_7558_thm.jpg img_7559_thm.jpg img_7560_thm.jpg img_7561_thm.jpg img_7562_thm.jpg img_7563_thm.jpg img_7564_thm.jpg img_7565_thm.jpg


    Frederico Kroymans acabo vendiendo su coleccion de autos Ferrari tras caer en quiebra la empresa que encabezaba.



    Kroymans tuvo que deshacerse forzadamente de su fantastica coleccion de autos Ferrari debido a que la crisis internacional le paso “factura” a la empresa familiar que encabezaba y que era la importadora para gran parte de Europa de General Motors ademas de tener una fuerte presencia en los paises del norte europeo con la representación de Saab, Jaguar, Kia, Alfa Romeo y por supuesto Ferrari. La coleccion estaba en garantia de los acreedores y fue pago de los US$2 billones de pasivos.

    Frederico Kroymans ha sido un activo participante en carreras y presentaciones de autos clasicos donde utilizaba algunos ejemplares de su nutrida colección como el F399 de Formula 1 (chasis N193/99) el cual tras un golpe a no mas de 100 km/h, sufrio sorpresivamente la quebradura de su chasis en el circuito de Laguna Seca.

    Este inusual accidente puso en alerta al departamento Formula 1 Clienti de la marca de Maranello, quienes administran mas de 70 autos de Fórmula 1 vendidos a clientes como Kroymans, investigando las causas de esta peligrosa falla. El auto en cuestion era el que Michael Schumacher condujo a la victoria en el Gran Premio de San Marino de 1999.
    ford_logos.jpg
    cos_logo.jpg

    "Quiero seguir en Ferrari y ganar el tercer título con ellos, acabar el trabajo de años" 02/09/2014
    "Vengo a Mclaren para acabar el trabajo que empecé en 2007" 11/12/2014

    "Nunca volveré a McLaren". 01/12/2010
    "Dejar Mclaren fue la mejor decisión que he tomado en mi vida". 12/09/2012

    "No pararé hasta ser campeón con Ferrari". 07/09/2011
    [h=1][/h]
  • Ceston666Ceston666 MegaForero ✭✭✭
    Cómo se puede partir un coche así y salir caminando imageimage. Parecía que le hubiesen dao una replica un coche de test de impacto usado.
  • FerrariasturFerrariastur MegaForero ✭✭✭
    Lo subo ya que es el comisario-piloto de este Gp
    ford_logos.jpg
    cos_logo.jpg

    "Quiero seguir en Ferrari y ganar el tercer título con ellos, acabar el trabajo de años" 02/09/2014
    "Vengo a Mclaren para acabar el trabajo que empecé en 2007" 11/12/2014

    "Nunca volveré a McLaren". 01/12/2010
    "Dejar Mclaren fue la mejor decisión que he tomado en mi vida". 12/09/2012

    "No pararé hasta ser campeón con Ferrari". 07/09/2011
    [h=1][/h]

Deja un comentario

NegritaCursivaTacharLista ordenadaLista sin ordenar
Emoticonos
Imagen
Alinear a la izquierdaCentrarAlinear a la derechaEnciende/apaga vista HTMLActivar/desactivar la página enteraEncender/apagar las luces
Sube imagen o archivo