¡Hola a [email protected]!

[email protected] al nuevo foro de coches.net. ¡Esperamos que os guste! :)

Si tenéis algún problema o sugerencia podéis comentarlo en este post

Una tras otra... no paramos de cagarla

keituxkeitux Forero Senior
La mancha de petróleo alcanza las costas de Luisiana
El gobernador del Estado pide al Gobierno federal fondos para el despliegue de 6.000 soldados para contener la 'marea negra'
AGENCIAS 30/04/2010

Tal y como temía el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, la mancha de petróleo provocada por la explosión y el hundimiento de una plataforma petrolífera el 20 de abril se está moviendo más rápido de lo que parecía y los primeros hilos de chapapote han tocado ya tierra, 24 horas antes de los previsto. Una de las primeras zonas afectadas por la marea negra, del tamaño de la isla de Jamaica y que también amenaza a otros Estados de la Unión (Tejas, Misisipi, Alabama y Florida) y a la desembocadura del río Misisipi, será la reserva de vida salvaje de Pass-A-Loutre. El grueso de la mancha se encuentra a sólo 120 millas de la desembocadura del Misisipi, según la CNN.

La Casa Blanca paraliza las nuevas prospecciones hasta que se aclare el accidente
Los vertidos al mar más graves de los últimos 40 años
Estado de emergencia en Luisiana ante la llegada de la marea negra
Se hunde la plataforma petrolera que explotó en el Golfo de México
Al menos 11 desaparecidos por una explosión en una plataforma petrolífera en el Golfo de México
Estado de emergencia en Luisiana ante la llegada de la marea negra
La ESA publica una fotografía de la mancha de petróleo del golfo de México

Marea negra el golfo de México
VIDEO - AGENCIA ATLAS - 29-04-2010
Estados Unidos prevé que el vertido de crudo tras la explosión y hundimiento de una plataforma en el golfo de México llegue este viernes a las costas de Luisiana. La Administración Obama está dispuesta a una gran movilización de recursos. - AGENCIA ATLAS
Otros vídeos

Estados Unidos
A FONDO
Capital: Washington.
Gobierno:República Federal.
Población:303,824,640 (est. 2008)
La noticia en otros webs

webs en español
en otros idiomas
El canal de televisión de Luisiana WWLTV informa de que al anochecer han llegado las primeras a las cercanías de la boca del río Misisipi. WWLT explica que los primeros indicios de la mancha los ha detectado un helicóptero de la Guardia Costera en la zona de Plaquemies. Se teme que las barreras instaladas para impedir el embate del crudo y proteger las playas tengan poco éxito debido a que en las últimas horas las olas en la zona alcanzaban más de un metro y medio de altura.

400 especies en peligro

El Gobierno de EE UU ya habla de una "catástrofe nacional", ya que la costa estadounidense del Golfo de México es un ecosistema de gran diversidad medioambiental y una zona de la que depende una gran parte de la producción pesquera de marisco del país. Se trata de un área de descanso para más de un 70% de las aves acuáticas y en ella se pesca el 50% de la producción de gambas salvajes, el 35% de los cangrejos azules y el 40% de las ostras de todo Estados Unidos. El Departamento de Fauna, Flora y Vida Marina de Luisiana alerta de que la marea negra de crudo amenaza a más de 400 especies de Luisiana que dependen del ecosistema costero.

La Guardia Costera, la petrolera BP, pescadores y hasta convictos de Luisiana se han unido para frenar la llegada de la mancha de crudo a la costa. Hasta ahora, ni las barreras flotantes que han sido desplegadas cubriendo unas 20 millas náuticas frente a las costas de Luisiana ni los intentos de quemar la mancha han dado resultado en la contención. Ante la gravedad de la situación que se avecina, Jindal ha declarado el "estado de emergencia" en la zona y se ha puesto en contacto con la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, para pedirle más recursos con los que luchar contra el desastre. Jindal exige al Gobierno federal que le entregue fondos para financiar el despliegue de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional con los que paliar el daño que previsiblemente causará la marea negra en una Estado que aún se recupera de los estragos causados por el huracán Katrina en 2005.

Napolitano, el secretario de Interior, Ken Salazar, y la administradora de la Agencia de Protección Ambiental, Lisa Jackson, viajan hoy a la costa del golfo. El Departamento de Defensa ha enviado equipos especiales y la base conjunta de la Armada y la Fuerza Aérea en Pensacola, en Florida, ha distribuido líneas de barreras flotantes, lanchas de limpieza y equipos de bombeo como parte de un acuerdo de colaboración con el Servicio de Guardacostas. Ya se han instalado 30 kilómetros de barreras flotantes y los reclusos han recibido un entrenamiento relámpago para que ayuden a limpiar las costas y animales contaminados por el petróleo, que avanza inexorablemente sobre el litoral.

La plataforma petrolífera sigue expulsando crudo al mar a un ritmo de 5.000 barriles diarios (800.000 litros) y no de 1.000, como los responsables de la compañía habían declarado y hecho creer. Barack Obama piensa pasar a BP la factura de la catástrofe, que ya se compara con la del Exxon Valdez, el petrolero que se hundió frente a las costas de Alaska en 1989: "Mi administración usará todos los recursos a su alcance para enfrentar la situación aunque el responsable último y quién financiará la operación será BP". Ante el fracaso para obturar el pozo, el Departamento del Interior autorizó ayer la excavación de un nuevo pozo en el mismo lugar, para facilitar la extracción del crudo y evitar que continúe saliendo de modo incontrolado. No obstante, advirtió de que puede tardar hasta 90 días.

La Casa Blanca paraliza las nuevas prospecciones hasta que se aclare el accidente
La Casa Blanca ha anunciado que no se autorizará ninguna prospección en nuevas áreas hasta que se investiguen las causas del accidente en el golfo de México. "No han sido autorizadas nuevas perforaciones y no lo serán hasta que descubramos qué ha ocurrido aquí y si era evitable", ha dicho el consejero de la Casa Blanca David Axelrod a la ABC.

Obama propuso a finales de marzo al Congreso de EE UU la apertura de las aguas costeras del Atlántico y de Alaska a las perforaciones de petróleo y gas natural, atendiendo a una de las principales demandas de los republicanos para lograr la independencia energética y asumiendo como propia una iniciativa del ex presidente George Bush, ampliamente criticada en su día por demócratas y ecologistas. Son un millón de kilómetros cuadrados: 675.000 en la costa atlántica y el Golfo de México y 526.000 en Alaska.

Deja un comentario

NegritaCursivaTacharLista ordenadaLista sin ordenar
Emoticonos
Imagen
Alinear a la izquierdaCentrarAlinear a la derechaEnciende/apaga vista HTMLActivar/desactivar la página enteraEncender/apagar las luces
Sube imagen o archivo