(de "el País").
Después de constituir un Gobierno de consejeros comprometidos hasta el final con la independencia, los partidos independentistas aceleran los plazos para llegar a la diada del 11 de septiembre en un ambiente de exaltación patriótica por la independencia.

Algunas fuentes parlamentarias dicen que en el último pleno antes de vacaciones, el 26 de julio, se aprobará la ley de reforma del reglamento de la Cámara que facilitará la ley del referéndum.
Será una ley ilegal, y no cumplirá ni el Estatut, ni la Constitución. Pero eso da igual. La aprobarán igual.

El Govern aprobará, posiblemente mañana martes, la compra de urnas. Será un decreto colegiado que firmarán todos, porque esa compra es ilegal (malversación, desobediencia y prevaricación). Y no se atreven a hacerlo uno solo. Quieren contar con la protección del grupo (creen que no se atreverán a juzgar a todo el govern).

Se hará una proposición de ley de reforma del reglamento de la cámara. El Consejo de Garantías Estatutarias ya dijo que eso era ilegal porque vulnera los derechos de los diputados, pero harán caso omiso.

El 6 de septiembre habrá un pleno en el que se aprobará la ley del referéndum. Uno de los trucos usados por los independentistas para acelerarlo, es hacerlo sobre la marcha. Sin convocatoria previa. SE presentará "por sorpresa", haciendo una lectura y votando. Sin dar tiempo a réplicas ni nada. Al hacerlo así, no habrá lugar al debate. Se presentará y se votará sin enmiendas.

La oposición (Podemos, Ciudadanos, PSC, PP), llevará la ley al Consejo de Garantías Estatutarias, lo cual dejaría en suspenso esa ley mientras lo estudia este Consejo. Pero emplearán un procedimiento que se está desarrollando, para esquivar este trámite y así dejar sin voz a la oposición.


Además, ese mismo día 6 de septiembre, se elegirá por mayoría absoluta a los 5 miembros que integrarán la Sindicatura Electoral Catalana, entre un grupo de juristas y políticos independentistas.
Esta Sindicatura Electoral será la encargada de nombrar las sindicaturas electorales de demarcación. Será como la Junta Electoral Central. La que organizará todo y dará el resultado, etc.


Con todo esto, se espera que el gobierno de Rajoy presente un recurso ante el Constitucional para paralizarlo todo.
Los independentistas esperan que este recurso se presente antes del 11-S, para así tener más fuerza en la diada, y hacer una supermanifestación en Barcelona.


Después, Puigdemont y el govern, harán caso omiso, y seguirán con la organización. Habrán 15 días de campaña en la que sólol habrá una campaña por el "sí"), aunque realmente, la campaña propiamente dicha, empieza junto a la organización de la manifestación de la Diada.

El govern ya ha aprobado la ley para multar a los periódicos catalanes que no publiquen propaganda independentista. (realmente es eliminar las subvenciones y toda la propaganda institucional a los periódicos que se nieguen a publicar anuncios de apoyo al referéndum).


Y después....
Pues después ya se verá.

¿habrá referéndum? Puigdemont dice que sí.
¿no lo habrá? Rajoy dice que no.

Veremos....