Michael Karkoc: el carpintero de 98 años que resultó ser un nazi oculto en Minnesota




Michael Karkoc, un carpintero de 98 años asentado en Minneapolis, Minnesota, fue identificado por la fiscalía polaca como comandante de la Legión de Autodefensa Ucrania, perteneciente a las Escuadras de Protección (SS) de Adolfo Hitler. Karkoc, quien se refugió por décadas en Estados Unidos, donde creó un hogar y tuvo seis hijos, “llevó la calavera y las runas con orgullo. Mató a hombres, mujeres y niños. Era la bestia de Chlaniów (Polonia)” afirma el periódico español El País. De acuerdo con la publicación, la justicia polaca pedirá la extradición del anciano por las matanzas que perpetró durante la Segunda Guerra Mundial en Lublin.

El señalamiento contra Karkoc no es algo nuevo: hace cuatro años la agencia de información The Associated Press publicó un reportaje que indicaba que el longevo carpintero había comandado la unidad en territorio polaco. Se basaron en documentos que datan del tiempo de la guerra, testimonios de otros miembros de su compañía y las propias memorias del excomandante, escritas en ucraniano. De acuerdo con la investigación de AP, Karkoc entró a territorio estadounidense poco después de que el conflicto bélico terminara, mintiéndole a las autoridades migratorias sobre su pasado.

Esto es lo que la familia de Karkoc dice al respecto

En 2013 el Ministerio Público de Alemania buscó enjuiciarlo, aunque el proceso fue imposibilitado por losdocumentos médicos que presentó su familia y que señalaban que Karkoc, entonces de 94 años, no era apto para enfrentar un proceso judicial. La familia del excomandante ha negado en repetidas ocasiones que éste haya estado involucrado en crímenes de guerra, aunque los señalamientos contra Karkoc han continuado

“No hay una sola prueba que indique que mi padre tuviese nada que ver en actividades criminales. En toda su vida sólo trabajó, trabajó y trabajó. Nunca se ocultó de nadie”, declaró Adriy, su hijo. De acuerdo con The Washington Post, también calificó el reportaje de la agencia AP como “malvado, fabricado, intolerable y malévolo”.