Anuncio

Colapsar
No hay anuncios todavía.

Lamborghini Athon - El Sol en la Época más Oscura de la Marca

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar todos
nuevos mensajes

  • Lamborghini Athon - El Sol en la Época más Oscura de la Marca

    1980 fue un año bastante pródigo en cuanto a Concept Cars. El Aston Martin Bulldog y el Citroën Karin, prototipos en forma de cuña, o el Lancia Medusa y el Ferrari Pinin, sedanes únicos y refinados, nacieron ese mismo año. Otro miembro nacido entonces, tal vez menos conocido y con características a medio camino de los dos estilos anteriores, fue el Lamborghini Athon. Sus credenciales eran impecables: diseño italiano de Bertone; pedigrí de Lamborghini; su diseñador, el sucesor de Gandini, Marc Deschamps; carrocería Spider... Pero quizá una serie de circunstancias llevaron al Athon a pasar desapercibido y, sí, no lo suficientemente apreciado.

    Esta época fue bastante tumultuosa para Lamborghini. La compañía había acarreado muchos problemas financieros durante la década de los 70 y terminó declarándose en quiebra en 1978. La empresa Neumann & Company estuvo a punto de hacerse con ella, pero finalmente los multimillonarios hermanos Mimran se hicieron con la compañía por 3.000.000 de dólares. Éstos tratarían de resucitar la marca en 1980, buscando financiación e inversores para volver a poner en marcha la cadena de montaje. Dos de los vendedores de Lamborghini más destacados de la época: Emilianauto en Bolonia y Achilli Motors en Milán, se unieron a la causa. Ya desde hacía tiempo habían estado contribuyendo a la construcción de algunos ejemplares, pagando a la marca por adelantado y, cuando surgió esta oportunidad, acordaron entre todos financiar un concept car. El proyecto se llevaría a cabo junto a Nuccio Bertone quien, todo sea dicho, se hizo cargo de la mayoría de los gastos pues tenía una gran confianza en Lamborghini según decía el dossier de prensa, en el que sería, además, el primer concept car de la firma turinesa.




    Los trabajos comenzaron con la entrega del chasis y planta motora de un Silhouette a Bertone. Esto ya significaba un motor V8 de 260 C.V. colocado en posición central con una transmisión manual de cinco velocidades. Un escape sin silenciador prometía una sinfonía mecánica cada vez que se encendiera el motor. Finalmente, al tomar como base al Silhouette, el primer roadster que Lamborghini había producido, se decidió que el nuevo concept también lo sería.

    El proyecto iba a ser el primero en el que tomara parte Marc Deschamps (un francés) como director de diseño de Bertone. Marcello Gandini se había marchado a finales de 1979 y los entusiastas y expertos de la industria miraban algo escépticos, pues dudaban que el francés supiera continuar con el lenguaje de diseño de Bertone. Deschamps, sin embargo, sorprendió a todos manteniendo las formas definidas por su predecesor y por el mismo Nuccio Bertone. El roadster era muy geométrico. Tenía forma de cuña en la parte delantera y una sección central y trasera sólida y plana, que le daba un aspecto reforzado, como esculpido directamente de un monolito de piedra. Como era típico de Bertone, estas secciones estaban llenas de incisos, huecos y recortes y las luces traseras no eran más que simples hendiduras en la parte posterior del coche, según Deschamps, para que interfirieran lo mínimo posible en la solidez del conjunto. También hubo espacio para una referencia, en este caso a Filipo Perini, diseñador de Lamborghini al que le encantaba el Silhouette y al que dedicaron el diseño de la parte del frontal, inspirada claramente en ese vehículo. El vidrio curvado del parabrisas era una solución bastante avanzada y se tintó para integrarlo mejor con el color de la carrocería, al igual que en el Lancia Sibilo, también de Bertone. Según algunas fuentes, su estética inspiró algunos diseños para películas tan míticas como Tron, RoboCop o Desafío Total.

    El Athon fue descrito por Bertone como un “Spider” o un “verdadero Roadster” pero, a diferencia de muchos Spider, el Athon tenía el habitáculo adelantado debido a su diseño de motor central; la mayoría de los Spider contaban con sus motores colocados delante. Por dentro era lujoso y, para su época, técnicamente bastante avanzado. El proveedor italiano Veglia trabajó muy duro para crear un panel de instrumentos con pantalla táctil, mientras que una caja a la izquierda del volante de un solo radio aglomeraba los controles de intermitentes, limpiaparabrisas y similares. Se integró un teléfono en el lado del pasajero, al lado de la consola central. Los asientos recogían muy bien el cuerpo e iban recubiertos con el cuero más fino. Los paneles de las puertas incluían los controles y altavoces del sistema estéreo, siendo su distribución una de las características de diseño más subestimadas del coche.




    El Athon, nombrado en referencia al dios egipcio del sol, fue concebido como Roadster de lujo para lugares soleados como el Mediterráneo o incluso California, un mercado que por entonces no era de interés para Lamborghini. Desgraciadamente, el coche, presentado con gran éxito en el Salón de Ginebra de 1980, estaba destinado a ser solo un prototipo. Pero cumplió bien su objetivo, ya que la publicidad que obtuvo el Athon gracias a Bertone levantó los números de Lamborghini. Un vehículo nuevo, el Jalpa, se uniría al Countach en los próximos años y la compañía reencontraría el camino para salir del abismo. Al menos durante un tiempo…

    En cuanto al Athon, después de los salones y una exhibición en circuito fue devuelto a Bertone y expuesto en su museo de Rubiana, Italia, de donde salió en contadas ocasiones a exposiciones o eventos hasta que se vendió junto con otros clásicos de la casa de diseño en mayo de 2011 en Villa d'Este por 347.200 € a un coleccionista privado. Un detalle; a pesar de las pequeñas reparaciones y revisiones pertinentes, nunca fue restaurado puesto que, valga la redundancia, era una pieza de museo. ¿Por qué decía al principio que quizá no era lo suficientemente apreciado? Bueno, según estima RM, su valor a día de hoy oscilaría entre 185.000 y 270.000 €, habiendo perdido parte de su valor en comparación a la subasta de 2011 y porque, ya entonces, fue la pieza que menor valor alcanzó…

    ¿Fue el Athon el coche que salvó a Lamborghini? Probablemente no, pero fue un puñetazo en la mesa y toda una muestra de pasión, orgullo y dedicación de quienes lo financiaron y le dedicaron su tiempo, trabajo y recursos a una causa que para muchos ya estaba perdida.
















    "Construimos coches que nadie necesita pero que todo el mundo desea." - Jhon Delorean
    "Para el fútbol, baloncesto, balonmano, sólo se necesita una pelota... para conducir, dos" - Anónimo

Trabajando...
X